Megadrive 2 : Consola Genesis Clónica pakistaní (Video análisis y test)

Lamentablemente de niño nunca tuve la oportunidad de jugar Sega Genesis. Gracias a este clon he podido ponerme al día con grandes juegos que me perdí. Como bonus, probamos cómo funciona un control de Atari 2600 aquí ¡Démosle un vistazo juntos!

Cuando Sega y Nintendo dejaron de producir sus consolas de 8 y 16 bits, muchos fans debieron optar por los emuladores o consolas clónicas para seguir disfrutando de los grandes clásicos que plagaron esta era, que fue la mejor por lejos en toda la historia de los videojuegos en mi opinión.

Los juegos de la vieja NES o Famicom, siguieron con vida y a la mano de las nuevas generaciones gracias al Polystation (en todas sus variantes con millones de nombres) o la Creation, por nombrar las más populares.

Lamentablemente el SNES era una consola mucho más difícil de reproducir, sobre todo por la complejidad de sus cartuchos de juegos. Pero su contraparte, el Sega Genesis, ha visto numerosos clones que buscan continuar su legado. La mayoría ha sido bastante criticada por su calidad de materiales y sobre todo por su calidad de sonido que simplemente deja mucho que desear respecto al original.

En estos dos videos revisaremos un particular clon venido de Pakistán que no tiene vergüenza en tomar el nombre del original (Se llama Megadrive 2; así de car’e palo). Sin embargo a pesar de esto y de algunas mentiras que promete en su caja, es un clon con un desempeño que sorprende.

Espero como siempre que les divierta y les agrada lo que ven, están cordialmente invitados a dar un vistazo a mi canal de Youtube donde el Polystation es el alma de la fiesta.

Déjanos tu opinión

Comentarios

Acerca de piperetrogamer 201 Articles
Mi nombre es Felipe Alcaide y bajo el alias de Pipe Retrogamer abrí mi canal de Youtube durante los últimos días de 2014. Como adivinarán por el nick, mi principal interés son los videojuegos y consolas retro tanto oficiales como clónicas. De hecho encuentro mucha más diversión en las clónicas porque siempre te sorprenden de alguna manera inesperada.